Como todo lo mágico en la vida, simplemente en el momento menos pensado somos testigos de algo que jamás olvidaremos… Así fue la final del abierto del 126 Abierto Argentino de Polo para todos los presentes, pero sobre todo para la comunidad del polo de Brasil que estuvo de visita en la Catedral.

Por iniciativa de mi amigo Tincho, teníamos varios días queriendo entrevistar a José Klabin y Dudu Ferraz, dos personas muy queridas y conocidas dentro del polo brasileño y decidimos acordar vernos el día de la final a las 16 horas en el Campo de Polo para hacer una nota sobre el polo en Brasil y tomarle una foto a los presentes.

Cuando llegue estaba solo Dudu con su hijo pero en cuestión de segundos ya eran decenas, con el estilo alegre que los caracteriza, en muy poco tiempo era como si todos nos conociéramos de todas la vida, un grupo lleno de energía, sonriente, amable, presentandonos en medio de abrazos y de cierta emoción y ansiedad porque en pocos minutos comenzaba la final. Justo aparece Rodrigo Ribeiro Andrade, quien por cuestión de tiempo no pudo acercarse pero alcanzó a mandar saludos a la distancia a algunos conocidos, ya que debía llegar al palenque a preparase para el partido que estaba por comenzar.

Todos postulaban a otro para hacer la nota, no porque no quisieran hacerla sino porque todos se señalaban diciendo quien era el más importante, algo difícil entre tantos importantes, así que por cuestión de rango (Record Guinness) tuve la oportunidad de conversar con José Klabin y su padre, el Sr. Armando Klabin poseedor del récord Guinness como el jugador de polo activo más antiguo del mundo, quien a la edad de 85 años 149 días jugó en un partido de polo en el Club de Golf Itanhangá en Río de Janeiro, Brasil, el 22 de octubre de 2017, formando parte del equipo de Tigres, el cual ayudo a fundar y casualmente cumplio 60 años hace un mes. (Próximo artículo)

Apenas terminamos de conversar, ya no quedaba nadie alrededor, todos estaban camino a disfrutar de una final que se convertiría en inolvidable.

El partido era como todos esperábamos, un encuentro fuerte, de mucho contacto. Comenzó siendo dominado por la Dolfina pero poco a poco La Ellerstina fue agarrando ritmo para meter presión y entre gritos, caídas, goles y jugadas espectaculares de parte de ambos lados estábamos disfrutado de un intenso partido digno de una final de Palermo, hasta que faltando cerca de 3 minutos para terminar el 7mo chukker, un fuerte choque entre Nico Pieres y Juan Martín Nero terminó en una caída que silenció toda la tribuna, ya que por la velocidad de la jugada nadie podía asegurar que tan fuerte había sido el impacto de la yegua sobre el back de La Dolfina, todo era preocupación en el ambiente.

Afortunadamente Nero no solo pudo levantarse y salir en ambulancia, sino que para sorpresa de todos regresó a seguir jugando con el dolor de una fractura, quien como todo un guerrero quiso silenciar en lo posible hasta que no podía más. Allí vino el momento de Rodrigo Ribeiro Andrade, quien a pesar de no ser conocido por todos, es probablemente el mejor suplente del mundo, no en vano está en el equipo que está, y se convertía así en ser el primer brasileño en jugar la final del Abierto Argentino de Polo.

En las tribunas los que no lo conocían dudaban si estaría a la altura del encuentro, si podría con los nervios, si estaría afectado por la caída, pero todo eso fue aclarado rápidamente con su jogo bonito, dos ocasiones de gol terminaron en dos contundentes goles, el primero para marcar presencia y continuar el ritmo del partido y el último para sentenciar el encuentro y marcar el último gol que daría la victoria final de 16-12 al equipo de La Dolfina.

Muchos records sigue sumando La Dolfina y Adolfito Cambiaso, a eso se le suma uno nuevo, Rodrigo Ribeiro Andrade se convierte en el primer brasileño en jugar la final, anotar goles y ganar la Copa en el Abierto Argentino de Polo, el mismo día que estaba presente Armando Klabin (el modesto hombre del Récord Guinness) con su familia, amigos y una significativa muestra de la comunidad del polo en Brasil. No menos importante, quedaría esta foto para el recuerdo de todos los que pudimos disfrutar de un inolvidable partido de polo en la Catedral.

Muito obrigado a todos os meus amigos brasileiros, foi um prazer recebê-lo e tenho certeza que nos veremos em breve …

Ing. Luis Miguel Colmenares M

@lmsportsbiz