Se acaban de conocer las subas y bajas de handicaps, y uno de los que bajó fue Nacho, de 9 a 8, pagando las consecuencias de un mal año de La Aguada. El puesto de back es uno de los más buscados en el polo argentino, y Nacho se va de La Aguada y no cierra la puerta a futuras posibilidades. 

¿Qué opinás de tu baja de handicap? Así, sin anestesia te lo pregunto. 

Me la veía venir, te soy sincero. Era el más fácil de bajar…. qué se yo. Igual había que ver las señales…

¿Qué señales?

Y… en los dos primeros partidos en Palermo me pusieron ocho en el tablero… jajaja. 

¿Le das importancia al handicap?

Me conocés Tucán, nunca le di importancia, ni cuando llegué a 10 ni ahora con 8. Menos en estos tiempos donde el handicap no define quien juega y quién no. No me cambia el estado de ánimo.

¿Qué pensás hacer el año que viene?

Quiero cambiar un poco de aire, y por eso ya le dije a los chicos que no quiero jugar en La Aguada el año que viene. Tuve una conversación muy buena, y ahora quiero tomar mis propias decisiones. Estoy tranquilo. 

¿Entonces tu idea es seguir jugando la Triple Corona?

Si el proyecto me entusiasma… sí, incluso si me divierte algún equipo de clasificación, hay que ver. 

Así es Nacho, uno de los jugadores más querido del polo, más que nada por su simpleza y por decir siempre lo que piensa. Es uno de los mejores back del mundo y desde Polo Today estamos seguros que en cualquier momento aparece en un buen equipo.