Por Tucán

Los últimos 30 días en Estados Unidos se hicieron muy largos para muchos. La ilusión de vuelos que salían programados para ciertos días luego se cancelaban o se postergaban. La Asociación Argentina de Polo hizo ciento de gestiones para repatriarnos con un vuelo charter pero finalmente no salió. Pero ese fue el primer gran paso para el definitivo Eastern Airlines 303 que salió el 28 de abril. Hubo mucha gente que ayudó, incluso políticos, y gracias a Dios todos volvieron sanos a casa.

Se dijeron muchas cosas en los medios sobre el vuelo, la mayoría inventadas y falsas. En el vuelo viajaron poco más de 200 personas y de las cuales la mitad eran petiseros o personal que suelen contratar las organizaciones para las temporadas de polo. En TN dijeron: “Bajaron a personas que estaban varadas en Miami, que tenían prioridad…”. Falso, no se bajó a nadie porque este era un vuelo cerrado pagado por el ambiente del polo. En Argentina, para cierta población, la palabra polo es sinónimo de “niños bien que se divierten en un deporte de chetos”. En esta página no hace falta aclarar que el polo es una “industria sin chimeneas” que da miles de trabajo directa e indirectamente.

Me tocó viajar con Polito Pieres de compañero de asiento (Foto), ya estaremos contando un poco más de este viaje. En este momento me encuentro en un hotel, pegado a la Parroquia del Socorro, haciendo la cuarentena correspondiente que exige la Ciudad de Buenos Aires. Ya ampliaremos.